El gran CHASCO – Elena White (mentirosa)

Publicado: 26 enero, 2014 en Uncategorized
Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , ,

Bueno pues casualmente hoy se me ha dado por buscar CONTRA INFORMACIÓN sobre la IGLESIA ADVENTISTA;
Que puede que haya algo de verdad en ella pero también hay mentiras.

Bueno, digamos que más allá de la verdad o la mentira “religiosa” doctrinal o histórica (es decir sea la biblia verdad o mentira) se les ve el plumero más allá de las intenciones de contar la verdad o no. El caso es que esta gente, (Elena (Hellen) White, una de sus fundadoras) Documentó que se debía recopilar dinero (diezmos) y si no serías castigado por ello… ((((((WTF?))))))

Y es aquí donde se ve parte de sus verdaderas intenciones….En RESUMEN, la señora White declaró dejando por escrito lo siguiente al respecto;
(y más abajo os dejo la versión extendida de los textos correspondientes de donde se extrajo el resumen )

Ellen G. White, profetisa y fundadora de los Adventistas del Séptimo Día, advierte sobre lo que les sucederá a los miembros de la iglesia si no pagan fielmente el diezmo del diez por ciento: 

Si usted no diezma, estas cosas le atañen: 

1. Sus favoritos pueden caer muertos.
2. Dios no le bendecirá.
3. No es digno de que oren por usted si se enferma.
4. Puede que no vaya al cielo.
5. Posiblemente Dios no conteste sus oraciones.
6. Usted miente al Espíritu Santo.
7. Queda registrado en los libros del cielo.
8. Debe confesar y pagar.
9. Los ministros no deben tocar el diezmo, ni siquiera en una urgencia.
10. Hasta a los niños se les ordena diezmar.
11. El diezmo es más importante que la comida.
12. Puede que caiga en su tumba.
13. Si no diezma, es un desfalcador.
14. No es digno de la vida eterna.
15. Será maldecido por Dios.
16. Quedará sumido en la pobreza.
17. El Señor reducirá sus ingresos.
18. Será maldecido, pero si diezma, será bendecido.
19. No debería llamarse cristiano.

1. Si usted no diezma, posiblemente Dios haga caer muertos a su caballo favorito o a su vaca favorita.
“Los que retienen egoístamente sus recursos económicos, no deberán sorprenderse si la mano de Dios desparrama. Lo que ha debido dedicarse al progreso de la obra y la causa de Dios, pero ha sido retenido, posiblemente haya sido confiado a un hijo imprudente, el cual posiblemente lo despilfarrará. Un hermoso caballo, el orgullo de un corazón vanidoso, posiblemente sea hallado muerto en el establo. A veces, puede que muera una vaca. Puede ocurrir la pérdida de otras cosechas…”. Testimonios, tomo 2, p. 661. 

2. Si usted no diezma, Dios no le bendecirá.
“Hay muchos que no serán bendecidos sino hasta que devuelvan el diezmo que han retenido. Dios está esperando que ustedes rediman el pasado”.Consejos sobre mayordomía, p. 87. 

3. Si usted no diezma, los miembros de la iglesia no deberían orar por usted cuando esté enfermo.
“Primero debemos averiguar si el enfermo ha estado reteniendo los diezmos o ha causado problemas en la iglesia”. Healthful Living, p. 121, “Oración por los enfermos”. 

4. Si usted no diezma, posiblemente no irá al cielo.
“Cuando robamos a Dios, nos robamos a nosotros mismos también. Renunciamos al tesoro celestial por poseer más en esta tierra. Esta es una pérdida que no podemos darnos el lujo de soportar”. Testimonios, tomo 5, p. 272. 

5. Si usted no diezma, posiblemente Dios no conteste sus oraciones.
“Como Dador de toda bendición, Dios reclama cierta porción de todo lo que poseemos. Esta es su provisión para sostener la predicación del evangelio. Y al hacer esta devolución a Dios, demostramos nuestro aprecio por sus dones. Pero, si retenemos lo que le pertenece, ¿cómo podemos reclamar sus bendiciones? Si somos mayordomos infieles de las cosas terrenales, ¿cómo podemos esperar que Él nos confíe las cosas celestiales? Quizás aquí tenemos el secreto de las oraciones no contestadas”. Lecciones Prácticas del Gran Maestro, p. 144. 

6. Si usted no diezma, está mintiendo al Espíritu Santo.
“… Hay quienes son culpables del mismo pecado que Ananías y Safira, pensando que, si retienen una porción de lo que Dios reclama en el sistema del diezmo, los hermanos nunca se darán cuenta. Así pensaba la pareja culpable, cuyo ejemplo se nos da como una advertencia … Al retener parte del precio, mintieron al Espíritu Santo. Del mismo modo, la culpa descansa en cada individuo en proporción a ofensas similares”. Testimonios, tomo 4, pp. 469-470. 

7. Si usted no diezma, su infidelidad a Dios queda escrita en los libros del cielo.
“El hombre que ha sido desafortunado y se halla endeudado, no debe tomar la porción de Dios para pagar sus deudas con los demás. Debe considerar que está siendo puesto a prueba en estas transacciones y que, al reservar la porción del Señor para su propio uso, está robando al Dador. Es deudor a Dios por todo lo que tiene, pero lo es doblemente cuando usa el fondo reservado para el Señor para pagar sus propias deudas a los seres humanos. ‘Infidelidad a Dios’ está escrito al lado de su nombre en los libros del cielo”. Testimonios, tomo 6, p. 391.

8. Si usted no ha estado diezmando, debe confesar su pecado y pagar.
“Al serle presentado el pecado de robar a Dios, el pueblo de Dios recibió una visión más clara de su deber y su privilegio en relación con este asunto. Un hermano dijo que no había pagado sus diezmos durante dos años, y estaba abatido; pero, al confesar su pecado, comenzó a tener esperanza: ‘Qué debo hacer?’, preguntó. Le dije: ‘Dé su pagaré al tesorero de la iglesia. Eso será como hacer un negocio’. Él pensó que era una sugerencia bastante extraña, pero se sentó y comenzó a escribir… ‘Por valor recibido. ¿No he estado recibiendo las bendiciones de Dios día tras día? ¿No me han protegido los ángeles? ¿No me ha bendecido el Señor? Por valor recibido, prometo pagar la suma de $571.50”. Consejos Sobre Mayordomía, p. 95. 

9. Durante una urgencia, los ministros no deben jamás tocar el dinero de los diezmos, aunque tengan el propósito de devolverlo.
“Algunos han errado al distraer del altar de Dios lo que ha sido dedicado especialmente a Él. Todos deben considerar este asunto en la luz correcta. Durante una estrechez, nadie debe tomar dinero consagrado para propósitos religiosos y usarlo para su propio beneficio, tranquilizando su conciencia al decir que va a devolverlo en alguna ocasión futura. Es mucho mejor reducir los gastos, para que correspondan a los ingresos, restringir las necesidades, y vivir de acuerdo con las posibilidades, que usar el dinero del Señor para propósitos seculares. … La porción que Dios se ha reservado para sí mismo no ha de ser distraída para ningún propósito que no sea el que Él ha especificado. Que nadie se sienta en libertad para retener el diezmo, para usarlo según su propio criterio. No deben usarlo para sí mismos en una urgencia, ni deben aplicarlo como les parece mejor, ni siquiera en lo que ellos puedan considerar la obra del Señor. Por precepto y por ejemplo, el ministro debe enseñar a la gente a considerar el diezmo como sagrado. No debe pensar que puede retenerlo y aplicarlo según su propio juicio, porque es ministro. No le pertenece a él …”. Testimonios, tomo 9, p. 247. 

10. Hasta a los niños se les ordena diezmar.
“Enseñad a los niños a diezmar y a traer ofrendas. El Señor no sólo reclama el diezmo como suyo, sino que dice cómo debe ser reservado para Él. Dice: ‘Honra al Señor con tu sustento, y con las primicias de tus ganancias’. Esto no enseña que podemos gastar nuestros recursos en nosotros mismos y llevarle al Señor el resto, aunque de otro modo sería un diezmo honesto. Que la porción de Dios sea la primera que se ponga aparte. Las direcciones que se dan por medio del Espíritu Santo y el apóstol Pablo en relación con los donativos presentan un principio que también se aplica al diezmo. ‘Que el primer día de la semana, cada uno de vosotros ponga aparte algo, según Dios le haya prosperado’. Aquí se incluye a los padres y a los niños”. El Hogar Adventista, p. 389.

11. Si usted no tiene dinero para comer, debe pasar privaciones y diezmar primero.
“Muchos de entre los creyentes apenas tienen suficiente comida, pero en su profunda pobreza traen sus diezmos y sus ofrendas a la tesorería del Señor. Muchos que saben lo que es sostener la causa de Dios en situaciones duras y difíciles han invertido recursos en la casa publicadora. De buena gana, han soportado apuros y privaciones, y han vigilado y orado por el éxito de la causa. Sus donativos y sacrificios expresan la ferviente gratitud y la alabanza de sus corazones a Aquél que les llamó de las tinieblas a su luz admirable. No puede ascender al cielo una influencia más fragante.  Sus oraciones y sus limosnas suben en memoria delante de Dios”. Mensajes Selectos, tomo 2, p. 212. 

12. Si usted no diezma, entonces usted no confía en Dios y puede que caiga en su tumba.
“Los codiciosos de entre vosotros … Están reteniendo [los diezmos] y robando a Dios, porque temen sufrir escasez. No se atreven a confiar en Dios. Esta es una de las razones por las que, como pueblo, estamos tan enfermos y muchos están cayendo en sus tumbas”. Testimonios, tomo 2, p. 199. 

13. Si usted no diezma, los registros en el cielo muestan que es un desfalcador.
“Todo lo que es retenido de lo que Dios reclama, el diezmo de las ganancias, queda registrado en los libros del cielo como robo contra Dios. Los tales defraudan a su Creador; y cuando este pecado de descuido es presentado delante de ellos, no es suficiente para que cambien de rumbo y comiencen a trabajar desde ese momento a favor del principio correcto. Esto no corregirá las cifras asentadas en el archivo celestial por desfalcar la propiedad confiada a ellos y que debe ser devuelta al Prestamista. Se requiere el arrepentimiento por un trato ilegal con Dios, y por una ingratitud infame”. Testimonios, tomo 3, p. 394. 

14. Si usted no diezma, no será digno de la vida eterna.
“Nuestro Padre celestial concede dones  y solicita que se le devuelva una parte, para poder probarnos para ver si somos dignos de tener el don de la vida eterna”. Testimonios, tomo 3, p. 408.

15. Si usted no diezma, será maldecido por Dios.
“Sean traídos ahora los diezmos que han sido descuidados. Que el año nuevo comience para vosotros como hombres honestos en sus tratos con Dios. Que los que hayan retenido sus diezmos los envíen antes de que termine el año … para que puedan estar en paz con Dios, y nunca, nunca más corran ningún riesgo de ser maldecidos por Dios”. Testimonios para los Ministros, p. 306. 

16. Si usted no diezma, quedará sumido en la pobreza.
“No es devolver a Dios lo que es suyo lo que empobrece a la gente; es retenerlo lo que lleva a la pobreza”. Testimonios, tomo 6, p. 449.

17. Si usted no diezma, el Señor reducirá sus ingresos.
“Hago un llamado a mis hermanos a dejar de robar a Dios. … Algunas veces, el Señor abre los ojos cegados por el egoísmo simplemente reduciendo los ingresos hasta la cantidad que la gente está dispuesta a dar. … En muchos casos, Dios prueba al hombre con bendiciones, y si la infidelidad se manifiesta en no entregar los diezmos y las ofrendas, sus bendición es retirada”. Testimonios, tomo 4, p. 484. 

18. Si usted diezma, será bendecido; si no lo hace, será maldecido.
“Pero, aunque Él pronuncia una bendición sobre los que diezman, pronuncia una maldición sobre los que no lo hacen. MUY RECIENTEMENTE, RECIBÍ UNA LUZ DIRECTAMENTE DEL SEÑOR SOBRE ESTE ASUNTO, en el sentido de que muchos Adventistas del Séptimo Día estaban robando a Dios en los diezmos y las ofrendas”. Testimonios para los Ministros, p. 60. 

19. Si usted no diezma, no debería llamarse cristiano.
“Nada, excepto la absoluta incapacidad para pagar, puede excusar a una persona de descuidar el pronto cumplimiento de sus obligaciones con el Señor. La indiferencia en este asunto muestra que la persona está en ceguera y en engaño, y que es indigna de llamarse cristiana”. Testimonios, tomo 4, p. 476. 

http://es.wikipedia.org/wiki/Secta

Una religión auténtica nunca obliga, no chantajea, no enajena, difama ni jamás amenaza con maldiciones a quien retira su membrecía, llamándole “traidor”, con el único objetivo de retenerle. Una religión respeta las decisiones de sus fieles, no impone cuotas, trabajos, etc., a cambio de la salvación del alma de nadie. Tan solo motiva y les recuerda a sus fieles las enseñanzas de la doctrina que promulgan http://victimasectas.com/Secta_o_Religion.html

Anuncios
comentarios
  1. Luis dice:

    Citas fuera de contexto. Típico

    • LetrasFlow dice:

      que? hola? No sé pues a mi me parece más que suficiente, fuera de contexto nada, esta todo clarito como el agua ajajjaja, no hay manera de interpretar ciertas afirmaciones de un significado al que tienen…

      El que no quiera ver las cosas por muchas evidencias que les des lo va a seguir sin ver… asi de simple…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s