vampiroIba tan acelerado, por conocer a otros, que se le olvidó, conocerse a si mismo. Estaba tan seguro, de que su triunfo consistía en agradar a los demás, que se olvidó de agradarse a si mismo. A ambos, les pasó lo único, que siempre se cumple y siempre pasa: el tiempo.

Muchos vacíos de vida, se producen por el error de entrega de la vida. Nos regalamos sin construirnos y sin valorarnos. Buscamos amores ajenos y olvidamos el amor propio.

Aquellas reinas de noche, de sofá y cama, aquellos vampiros chupadores de sangre y espejismos, de luna menguante, todos, sin excepción, se fueron desvaneciendo entre rutinas de calendarios, sin historia, hasta que un día de repente, les envolvió el gran nubarrón del Alma, que es ese momento en que, mirándote al espejo no te ves, ni te reconoces, porque no sabes ni siquiera quien eres.

Después, todos los espejismos, desaparecieron de sí mismos, porque su persona, a cambio de nada, se lo habían dado a otros. Habían dado tanto, que no tenían nada, habían perdido su ser, a cambio de nada.

De vez en cuando, hay que sustituir paisaje por espejo, y mirarse en silencio para reconocerse, que es el profundo momento de volver a conocerse. Aprender a hablar con uno mismo, reflejarse en el propio cerebro y abrirse en poro y piel. Penetrarse en dulce y en hiel. Saber verse, husmearse, criticarse y quererse. Hablarse, hacerse preguntas y preguntarse… parirse preguntas y responderse. ¡Quien soy yo? ¿Cómo debo conocerme y tratarme?. ¿Cuál es mi valor?. ¿Valgo mucho, o no se cuanto valgo?.

No te equivoques, “a no ser que ya te hayas definitivamente vendido, en la gran feria de las apariencias humanas “, nunca estarás solo. Al final, siempre te quedarás tú contigo, para encontrarte y quedarte contigo.

Si sabes quien eres, como amarte, como quererte, como cuidarte y como desarrollarte, has encontrado la más hermosa herramienta del Crecimiento, el Desarrollo y Evolución personal. Encontrarte a gusto dentro de ti mismo, en tu cuerpo, en tu casa y en tu alma.

Cuando realmente te conozcas, y te encuentres bien contigo, puedes ofrecer, a los que conviven contigo, ese bienestar, esa cualidad, ese amarse, quererse y cuidarse, para que entre todos, demos sentido a la gran Maravilla que es la Vida, vivida en el Camino de la Salud, el Bienestar y la Alegría de Vivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s