Archivos para julio, 2016

AUTORADIOGRAFIA DE UN GILIPOLLAS

Publicado: 24 julio, 2016 en Uncategorized

¿ PORQUE DEJAR A LAS PERSONAS EN RIDÍCULO CUANDO YA SE DEJAN EN RÍDICULO ASI MISMAS ? – ME REFIERO A COSAS como el  texto completo que veréis a continuación) cuestión la cual me lleva al planteamiento siguiente; si una mujer por andar mal con tacones (ya me gustaría a ver a más de uno andando con tancones…) se merece “recibir un escopetazo” ¿ entonces que diablos se supone que merece un alcachofo como este señor por su texto tan “ugh” calificable de troglodita o del medievo ?

Aqui va el texto del MERLUZO de arturo perez reverte
intacto (salvo las anotaciones en azul comentado el texto) para que veáis a que me refiero cuando digo que la gente se deja en ridículo así misma  ;
(y sí, escribí todo su nombre entero en minúsculas a posta)

Aqui va ! : 

 

Muchas veces he dicho que apenas quedan mujeres como las de antes. Ni en el cine, ni fuera de él. Y me refiero a mujeres de esas que pisaban fuerte y sentías temblar el suelo a su paso. Mujeres de bandera. (A lo largo del texto vamos a ver a que se refiere exactamente este lechuzo “machungón” troglodita baboso con mujer de bandera..) Lo comento con Javier Marías saliendo del hotel Palace, donde en el vestíbulo vemos a una torda espectacular. (aludiendo al físico de las mujeres porque claro, siendo hombres, tratándose de mujeres en que otra se van a fijar..) «Aunque ordinaria», opina Javier. «Creo que no lo sabe», apunto yo. Seguimos conversando carrera de San Jerónimo arriba, en dirección a la puerta del Sol. Es una noche madrileña animada, cálida y agradable, que nos suministra abundante material para observación y glosa. Yo me muevo, fiel a mis mitos, en un registro que va de Ava Gardner y Debra Paget a Kim Novak, pasando por la Silvana Mangano de Arroz amargo; y Javier añade los nombres de Donna Reed, Rhonda Fleming, Jane Rusell y Angie Dickinson, que apruebo con entusiasmo. Coincidimos además en dos señoras de belleza abrumadora (otra vez reduciendo mujeres a su apariencia física…), aunque opuesta: Sophia Loren y Grace Kelly. Al referirnos a la primera, Javier y yo emitimos aullidos (seguramente recalcando lo animales que son reafirman su masculinidad… tan penoso como habitual) a lo Mastroianni propios de nuestro sexo -no de nuestro género, imbéciles- que vuelven superfluo cualquier comentario adicional. Haciendo, por cierto, darse por aludidas, sin fundamento, a unas focas desechos de tienta que pasan junto a nosotros vestidas con pantalón pirata, lorzas al aire y camiseta sudada; creyendo, las infelices, que nuestro «por allí resopla» va con ellas. (Ojo a los calificativos que usa para referirse a mujeres que no entran en estereotipos que satisfagan sus bajos instintis reproductivos visuales de “macho” ojo, que dicen más de él que de ellas…)  Respecto a Grace Kelly, dicho sea de paso, me anoto un punto con el rey de Redonda -me encanta madrugarle en materia cinéfila, pues no ocurre casi nunca-, porque él no recuerda la secuencia del pasillo del hotel en Atrapa a un ladrón, cuando doña Grace se vuelve y besa a Cary Grant ante la puerta, de un modo que haría a cualquier varón normalmente constituido dar la vida por ser el señor Grant.

Pero no sólo era el cine, concluimos, sino la vida real. Los dos somos veteranos del año 51 y tenemos, cine aparte, recuerdos personales que aplicar al asunto: madres, tías, primas mayores, vecinas. (Este hombre no ha debido enterarse o concluir  que no siempre íbamos a estar anclados como sociedad en la edad media  “ETERNAMENTE” para que las mujeres satisfagamos los deseos del patriarcado (de los “machos”) no  dejándonos espacio, libertad, y respeto para ser lo que realmente somos, sino creando ellos desde sus espacios (medios para manipular a las masas etc) para que sigamos siendo lo que los hombres quieren que seamos… y se nos pone nostálgico…)  Esas medias con costura sobre zapatos de aguja, comenta Javier con sonrisa nostálgica. Esas siluetas, añado yo, gloriosas e inconfundibles: cintura ceñida, curva de caderas y falda de tubo ajustada hasta las rodillas. Etcétera. No era casual (No, por supuesto que no, en todas las épocas hay formas de vestir propias a la época..tal vez se ha tenido que esforzar mucho para llegar a esa conclusión…) , concluimos, que en las fotos familiares nuestras madres parezcan estrellas de cine; o que tal vez fuesen las estrellas de cine las que se parecían muchísimo a ellas. Hasta las niñas, en el recreo, se recogían con una mano la falda del babi y procuraban caminar como las mujeres mayores, con suave contoneo condicionado por la sabia combinación de tacones, falda que obligaba a moverse de un modo determinado, caderas en las que nunca se ponía el sol y garbo propio de hembras de gloriosa casta. En aquel tiempo, las mujeres se movían como en el cine y como señoras porque iban al cine y porque, además, eran señoras.

 troglodita lechuzo perez reverte de las cavernas  con minúsculas; adjunto la siguiente foto con la consiguiente anotación anexa;
8bf35146-e3d9-4ed1-a7cf-160f6a6be757Las mujeres, son, o deberían ser, simplemente mujeres y ya.Y no seres nacidos libremente para ser condicionados y moldeados “a gusto del patriarcado”  para complacerte a tí, (tus necesidades cavernícolas de mandril),  y las del resto de seres vivientes poseedores de un pene con un cerebro primitivo ubicado entre los testículos proporcional al tamaño de estos…

Con esa charla hemos llegado a la calle Mayor, donde se divisa por la proa un ejemplo rotundo de cuanto hemos dicho. Entre una cita de Shakespeare y otra de Henry James, o de uno de ésos, Javier mira al frente con el radar de adquisición de objetivos haciendo bip-bip-bip, (machos atentos a la captación de hembras que caminan por la calle como sementales)  yo sigo la dirección de sus ojos que me dicen no he querido saber pero he sabido, y se nos cruza una rubia de buena cara y mejor figura, vestida de negro y con zapatos de tacón, que camina arqueando las piernas, toc, toc, con tan poca gracia que es como para, piadosamente -¿acaso no se mata a los caballos?-, abatirla de un escopetazo.  ( (1Bueno bueno ! desde luego los calificativos de este “ser” hacia las mujeres no tienen desperdicio ninguno para nada ni dicen nada sobre como ve a las mujeres déspotamente ! No se a vosotros pero a mi me huele a machista exigente perfeccionista que se cree que porque tiene pito vive en Olimpo…y desde su posición privilegiada en una sociedad construida por y para ellos no es de extrañar que se sientan como tal.. 2 y constantemente solo hace referencia al fisico, a la vestimenta, la forma de moverse (que forma parte del cuerpo) pero ey! que quede claro que las marujas que hablan de temas superficiales, maquillage, tacones, zapatos y esas cosas solo somos nosotras eh! Y solo nosotras nos criticamos entre nosotras y hasta pero que los hombres ! (guiño guiño) Nos paramos a mirarla mientras se aleja, moviendo desolados la cabeza. Quod erat demostrandum, le digo al de Redonda para probarle que yo también tengo mis clásicos. Mírala, chaval: belleza, cuerpo perfecto, pero cuando decide ponerse elegante parece una marmota dominguera. (Bueno, ya lo de tanto repetirse  aludiendo solo al fisico-ropa-kinestia, cansa y podríamos decir que en esto consiste todo el texto… en cosificarnos como muñequitas de consumo para saciar sus expectativas que en lugar de poder ser libremente lo que son, nacen, existen, viven, y respiran, para tener que complacerle a el a la altura de sus exigencias de Dios del Olimpo patriarcal) Y es que han perdido la costumbre, colega. Vestirse como una señora, con tacón alto y el garbo adecuado, no se improvisa, ni se consigue entrando en una zapatería buena y en una tienda de ropa cara. No se pasa así como así de sentarse despatarrada, el tatuaje en la teta y el piercing en el ombligo a unos zapatos de Manolo Blahnik y un vestido de Chanel o de Versace.   (Y dale que pesado con lo mismo r que r..) Puede ocurrir como con ese chiste del caballero que ve a una señora bellísima y muy bien puesta, sentada en una cafetería. «Es usted -le dice- la mujer más hermosa y elegante que he visto en mi vida. Me fascinan esos ojos, esa boca, esa forma de vestir. La amo, se lo juro. Pero respóndame, por favor. Dígame algo.» Y la otra contesta: «¿Pa qué?… ¿Pa cagarla?». (Ahora somos todas unas incultas y unas catetas que hablamos como si nos faltaran 3 dientes o la dentadura entera, aunque me temo que aún con buena pronunciación los principales “bocabuás” de groserías y acoso verbal con gran diferencia y difícilmente de alcanzar son los hombres… )

Y bien, ¿que piensa troglodita lechuzo perez reverte de las mujeres? ;  pues creo que analizando las PALABRAS CLAVES del texto muy dificil no es….Ya tenemos su radriografía mental,y se la ha sacado el solito….

Ahí teneis el artículo en su página…
http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/156/mujeres-como-las-de-antes/

Y aquí una respuesta magistaral de @barbijaputa, os lo recomiendo entero please! pero os dejo un fragmento porque me parece que resume muy bien exactamente los mismos puntos  que he querido transmitir;

Ya sé que no era por mí, ya sé que era por usted. Yo, sin embargo, cuando le llamé machista lo hice por los dos: por usted y por mí; aún tengo la esperanza de que, a base de pequeños revulsivos de este tipo, los hombres hagan autocrítica y dejen de evaluar nuestro físico como si fuéramos ganado, de tocarnos sin que lo pidamos, de copar nuestros espacios, de decirnos cómo vestir y hasta de valorar nuestros andares cuando ustedes no han tenido que subirse a unos tacones en su vida; y tampoco pierdo la esperanza de que, en vez de eso, empiecen por fin a centrarse en qué tipo de sociedad están construyendo con sus acciones y su forma de pensar.

http://www.eldiario.es/zonacritica/perez_reverte-machismo-barbijaputa_6_539706027.html

(y por supuesto créanme que en un mundo donde a lasmujeres les chlifarian el futbol, los coches, las motos y la cerveza y los hombres tuvieran que andar sobre tacones, no lo harían.. ) porque ellos son egoístas, egocéntrico y cómodos entre otras cosas.